El futuro de los edificios de consumo de energía casi nulo nZEB

05/07/2018

¿Qué es un edificio de consumo casi nulo nZEB?

Se pueden definir los edificios de consumo de energía casi nulo nZEB (nearly Zero-Energy Building) o edificios ECCN, como edificaciones que cumplen con un nivel muy alto de eficiencia energética y confort, que poseen un consumo de energía muy bajo, procedente en su mayoría de fuentes renovables in situ o del entorno.

“Cantidad de Demanda energética = Cantidad de Generación de energía sostenible”

Asimismo, un edificio nZEB genera igual o mayor cantidad de energía que consume, ofreciendo un gran ahorro de energía en las facturas de los usuarios. Por ello, su balance energético cero ofrece ventajas económicas y ecológicas,  para una gran variedad de climas y tipologías de edificios, siendo el futuro de la construcción sostenible.

Todavía existe una gran confusión entre los edificios nZEB y las casas pasivas, pues, aunque compartan objetivos comunes, siguen sin ser lo mismo. El estándar passivhaus viene de Alemania y el término nZEB es acuñado por la Unión Europea, que a través de este nuevo estándar exigido en la normativa EPBD de eficiencia energética  pretende disminuir drásticamente el consumo de energía en edificios.

Nueva Directiva UE 2018/844 de Edificios de Consumo de Energía Casi Nulo

El concepto nZEB es introducido por la Directiva Europea de Eficiencia  Energética 2010/31/UE, cuyo objeto es ahorrar un 20% de consumo de energía primaria, estableciendo que a partir del año 2020 todos los edificios residenciales de nueva construcción sean edificios nZEB (2018 para edificios públicos).

Después, apareció la Directiva Europea de Eficiencia Energética 2012/27/UE, que complementaba a la Directiva 2010/31/UE, mejorando los requisitos mínimos de eficiencia energética en edificios.

Actualmente la Directiva europea de eficiencia energética en edificios en vigor es la 2018/844 que modifica las anteriores. El IDAE comenta que esta Directiva:

“El objetivo principal de esta nueva Directiva es acelerar la renovación rentable de los edificios existentes, más específicamente, introduce sistemas de control y automatización de edificios como alternativa a las inspecciones físicas, fomenta el despliegue de la infraestructura necesaria para e-mobility, e introduce un indicador de inteligencia para evaluar la preparación tecnológica del edificio.”

Entre los cambios de la nueva Directiva UE 2018/844  (EPBD)

Lo más importante que se debe de conocer de esta Directiva es que a partir del 2021, tanto las nuevas edificaciones como las rehabilitadas, no solamente tienen que ser de alta eficiencia energética, sino que además deben incorporar fuentes de energía renovables (aerogeneradores, paneles fotovoltaicos, térmicos…).

Otras cuestiones señaladas en esta Directiva son:

Se definen los “sistemas de automatización y control de edificios”.

Define una estrategia para fomentar la renovación del parque inmobiliario europeo con el objetivo de que sea de alta eficiencia energética antes de 2050.

Establece un régimen voluntario para la clasificación del grado de preparación para aplicaciones inteligentes de los edificios, con la definición de un indicador y una metodología para calcularlo.

Fija un umbral de 70 kW en la potencia nominal útil para las instalaciones de Calefacción y de Aire Acondicionado (en sus anexos).

La EPBD determina el consumo de energía primaria en kWh/(m2.a), como indicador numérico para los requisitos mínimos de eficiencia energética, así como otros indicadores numéricos adicionales del consumo de energía primaria renovable, no renovable y total, y de emisiones de gases de efecto invernadero en kg de CO2 eq/(m2.a).

La nueva actualización incentivará la lucha contra la pobreza energética y pretende incentiva la financiación pública para la renovación de edificios y los certificados de rendimiento energético.

Modifica su Artículo 4 relativo a la Renovación de Edificios de la Directiva 2012/27/UE (EED).

España debe de trasponer la directiva 2018/844 a la legislación nacional antes de marzo del 2020, lo cual resulta complicado, porque nuestro país se encuentra muy retrasado respecto a las exigencias de la Unión Europea y todavía no se ha aprobado una definición exhaustiva para los edificios de bajo consumo de energía.

Aunque no existe una definición compartida de lo que son los edificios nZEB en Europa. La directiva europea pone el marco, pero es responsabilidad de cada país definir los parámetros sobre qué es un edificios ECCN.

Sigue leyendo en INARQUIA